JOSÉ GREGORIO MEZA

jgmeza@el-nacional.com

 

“He hablado con la oposición y con el gobierno y ambos quieren ser escuchados. No hay encuesta que no diga que 70 u 80 por ciento quiere diálogo”, indicó el ex presidente de gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, al presentar ante el Consejo Permanente de la OEA el balance de su gestión al frente de las negociaciones para lograr un acercamiento entre las fuerzas políticas de Venezuela.

Rodríguez Zapatero, quien fungió de portavoz, Leonel Fernández, ex presidente de República Dominicana, y Omar Torrijos, ex presidente de Panamá, son los mediadores designados por Unasur, con la venia del presidente Nicolás Maduro. Desde el 19 de mayo adelantan gestiones para que se sienten en la misma mesa gobierno y oposición, lo que aún no han logrado.

“Esto será un proceso largo, duro y difícil”, reconoció Rodríguez Zapatero, quien señaló que el proceso está en fase exploratoria y puede avanzar gracias a que se ha diseñado una agenda compartida, aunque todavía no se ha discutido. “Espero que en fechas razonables podamos tener confirmación del inicio del diálogo”. Aseguró que el primer acercamiento se dio porque un líder de la oposición conversó con él.

Reveló que la reunión que tuvo con Leopoldo López en la cárcel formó parte de esta fase inicial. Explicó que el presidente Nicolás Maduro le permitió que conversara con el líder de Voluntad Popular como una muestra de lo que dijo era su voluntad de reconciliación. “Para mí fue muy importante visitarlo. Fue fruto de un diálogo sincero con el presidente”.

La agenda presentada ante el Consejo Permanente por Rodríguez Zapatero aborda los conflictos entre los poderes e instituciones venezolanas, que señaló era algo prioritario; propone la reconciliación como una tarea imprescindible; incluye los principales problemas sociales y económicos y la discusión sobre el respeto a los derechos fundamentales; incorpora el tema electoral, que dijo no debía prestarse a dudas para que nadie lo cuestionara; e incorpora una nueva acción por el desarme. “Estos temas son un principio de lo que podría ser una agenda de diálogo, que solo se producirá por la vía del respeto”.

Para Rodríguez Zapatero el tiempo apremia. Indicó que era consciente de que su gestión y la de los ex presidentes debía producir resultados concretos y a la brevedad. “Intentaremos hacerlo lo más rápidamente posible, pensando en las necesidades de los venezolanos, las económicas las más urgentes. Venezuela necesita esa ayuda, y que todos se comprometan. No es por el gobierno, es por su pueblo”. Garantizó que trabajarían con transparencia e imparcialidad, aunque en su discurso utilizó expresiones más propias del chavismo: “Venezuela cambió de régimen a finales del siglo XX: pasó de la cuarta a la quinta república”.

Señaló asimismo que el respaldo del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, había sido decisivo y fundamental.

 

Las intervenciones

* Los representantes de Paraguay, Uruguay, Colombia, Estados Unidos, Chile y Argentina hablaron de diálogo efectivo y oportuno, haciendo énfasis en que el proceso de mediación debía circunscribirse a un tiempo determinado con resultados concretos.

* Estados Unidos, Uruguay, Chile y Perú señalaron que el diálogo debía considerar los procesos electorales, especialmente lo relativo al referéndum revocatorio.

* Estados Unidos, Paraguay y Perú indicaron que la amnistía y lo relativo a los presos políticos debía incluirse en la agenda a discutir.

* Argentina propuso la creación de un grupo de amigos de Venezuela. La propuesta fue apoyada por Canadá y El Salvador.

* Los únicos delegados que le hicieron preguntas a José Luis Rodríguez Zapatero fueron los de Paraguay y Costa Rica.

* Paraguay fue el más incisivo en su intervención. Al referirse a la entrevista de Rodríguez Zapatero con Leopoldo López expuso que eso confirmaba el carácter político de su detención.

* Estados Unidos fundamentó su exposición en tres planteamientos a considerar en una eventual agenda para el diálogo: liberar a los presos políticos, respetar la libertad de expresión y hacer a tiempo el referéndum revocatorio.

* La canciller venezolana Delcy Rodríguez criticó a los embajadores y dijo que vivían encerrados en sus oficinas y que no sabían lo que pasaba en sus países. Señaló a Luis Almagro como el principal culpable de que no se hubiese logrado el diálogo. “Usted desconoce al gobierno del presidente Maduro”.

PUBLICADO EN EL DIARIO EL NACIONAL EL 22 DE JUNIO DE 2016.

JOSÉ GREGORIO MEZA
JGMEZA@EL-NACIONAL.COM

Cumaná amaneció ayer en tensa calma después de los hechos violentos del martes, en los que hubo 3 muertos, 10 heridos, 400 detenidos y 100 locales comerciales saqueados. Muy pocos supermercados y comercios abrieron sus puertas ayer. Vendieron los pocos productos que aún quedaban en los anaqueles, básicamente enlatados. Hubo custodia de la GNB.

La ciudad ayer funcionó a medias, constató el medio digital Prensa Alternativa. “He caminado por todos lados y no consigo nada. En mi sector ni las bodegas quieren abrir por miedo a saqueos”, señaló Rafael Márquez, vecino de la calle Bolívar. Muchos de los entrevistados dijeron que no había nada que comer.

La periodista Luisa Panagua especificó que el mercado del sector La Llanada, en la parroquia Altagracia, fue uno de los más afectados: hubo un doble saqueo a los 100 locales que lo integran, uno en la mañana y otro en el martes en la tarde. “Yo no estaba aquí cuando ocurrió”, explicó Maira Torres, propietaria de uno de los locales. Señaló que no había contabilizado las pérdidas, pero que desaparecieron juegos de ollas y mercancía que le habían cancelado unos clientes.

Aparece el gobierno nacional. Aristóbulo Istúriz, vicepresidente de la República, visitó Cumaná en compañía de la ministra para la Mujer, Gladys Requena; el ministro de Producción Agrícola, Wilmar Castro Soteldo, y el ministro de Educación, Rodulfo Pérez. “Esto fue un plan tramado con personas desde la cárcel, con el narcotráfico y factores de la derecha más rancia”, señaló en un acto con miembros del PSUV en el teatro Luis Rivera. “Esto no tiene que ver con la política, menos con la democracia y mucho menos con el hambre”.

Freddy Bernal, también presente en la ciudad, afirmó que el Ministerio Público imputó a 32 personas por estar presuntamente involucradas en los hechos del martes y que fueron trasladados a la Penitenciaría General de Venezuela, en San Juan de los Morros. El dirigente político y coordinador de los CLAP anunció que se ejecutó una OLP en la madrugada en busca de los causantes de los saqueos.

Dijo además que crearon un plan especial de apoyo al gobernador Luis Acuña, que deberán ejecutar en las próximas semanas, que incluye el financiamiento a los comerciantes afectados por los saqueos, profundizar la producción, la consolidación de los CLAP y la distribución de materiales para el sector educativo.

Manifestaciones urbanas
> El miércoles en la noche y ayer en la madrugada, vecinos de Mucuchíes, en Mérida, protestaron por comida. La GNB reprimió la manifestación con gases lacrimógenos y perdigones.

> Habitantes de las comunidades aledañas a la Troncal 5, en Táchira, cerraron la vía desde las 6:00 am y hasta la 1:30 pm en protesta por la falta de alimentos.

> Ayer desde las 8:00 am manifestantes cerraron la autopista San Félix-Upata, estado Bolívar, por segundo día consecutivo. Reclamaban servicios públicos y comida. A la 1:30 pm se abrió el paso.

> Temprano hubo un intento de saqueo en el mercado de Caripito, en Monagas.

> En Maturín, Monagas, se presentó una situación irregular en un comercio frente a la plaza Piar.

> Al mediodía saquearon un camión cargado con embutidos frente a la panadería Villa Colombia, en Puerto Ordaz, en Bolívar.

> Estudiantes en Mérida salieron a protestar en apoyo a quienes reclaman comida.

> Estudiantes del Pedagógico de Maracay manifestaron en la plaza Bolívar en contra de la crisis.

> Educadores y obreros tomaron las calles en San Pablo de Mendoza, en Trujillo.

> Habitantes de los sectores La Cabrera y El Rincón cerraron la autopista Ocumare-Charallave, estado Miranda. Reclamaron por comida.

> Trancaron el puente La Candelaria, en Maracay.

> Protesta en el supermercado Unicasa de Puerto La Cruz, estado Anzoátegui. La gente se quedó esperando para entrar al establecimiento. La GNB y Polisotillo dispersaron con perdigones y lacrimógenas. Hubo cacerolazo en las comunidades de Bella Vista y El Frío.

> También hubo protestas en Valera, Trujillo.

> En Maracay protestaron. Cerraron a las 3:30 pm la avenida principal de Las Delicias, a la altura del Colegio Internacional.

> En la tarde hubo intentos de saqueo en el centro comercial Santa Fe, en Baruta y en el centro comercial Los Naranjos.

> También intentaron saquear un supermercado en Guatire. Cerraron por temor.

> En otro supermercado de Ciudad Bolívar se presentaron irregularidades.

> Hubo tensión en otro comercio ubicado en La Limpia, en Maracaibo. La GNB se presentó a controlar la situación.

> Otra situación irregular se presentó en un supermercado de La Rosaleda, en Barquisimeto. La GNB se presentó en el lugar.

> En el sector Chirica Vieja, de San Félix, los vecinos protestaron por comida.

JOSÉ GREGORIO MEZA
JGMEZA@EL-NACIONAL.COM
MARÍA IGUARÁN/ CUMANÁ

“Este estallido nos agarró con lo que teníamos en la nevera. Aquí no hay para comprar comida, aquí todo está destruido. Amanecimos sin nada que comer. No hay ni un lugar donde comprar”, afirmó Carolina Bermúdez, quien sorprendida por lo sucedido este martes en Cumaná dio rienda suelta a la desesperanza. “No sé por qué hay que mezclar el hambre con el vandalismo. Los motorizados salieron a la calle y a quien se encontraban les arrebatan las carteras o robaban a la gente en sus carros. Esto está horrible, no sé en qué va a terminar”.

La capital del estado Sucre amaneció militarizada y con los comercios cerrados. No había comida en ningún mercado. Grupos violentos recorrieron la ciudad y jóvenes deambularon por las esquinas de las calles durante todo el día.

El miedo reinó en los comerciantes. Muchos decidieron no abrir las puertas de sus negocios. En un recorrido por las calles de Cumaná se constató el cierre de comercios, locales y centros comerciales. La GNB y policías regional y municipal custodiaron los mercados y locales, mientras que otros recorrieron la ciudad en tanquetas, armados para repeler cualquier acción de violencia.

El gobernador de Sucre, Luis Acuña, informó que fueron detenidas 400 personas. Descartó que ayer se hubiesen registrado hechos violentos. Aseguró que se trataba de un plan diseñado para generar zozobra. “Los actos vandálicos fueron orientados mayormente contra licorerías, ópticas y tiendas de ropa”.

El reporte de la Cámara de Comercio enumeró 100 establecimientos saqueados, destacando mercados, panaderías y restaurantes. El presidente de la instancia, Rubén Saud, aseguró que todavía no habían hecho un balance de la cantidad de pérdidas en bolívares porque muchos de ellos estaban en sus hogares resguardándose de la delincuencia.

Se confirmó la muerte de una segunda persona por los disturbios del martes. Fue identificado como Cruz Eduardo Rodríguez Brito, de 35 años de edad. Resultó herido en el saqueo en el centro comercial Marina Plaza, en la avenida Cacique Maragüey. Murió poco después de ingresar al hospital.

Los cortes eléctricos fueron suspendidos y no habrá clases en lo queda de semana. Pocas unidades del transporte público laboraron ayer. Empresas de envíos de documentos no trabajaron. Bancos ubicados en centros comerciales cerraron sus puertas.

Cuatrocientas toneladas diarias de alimentos requieren los habitantes de Cumaná. Debido a la situación, el transporte de mayoristas a distribuidoras de la capital fue suspendido. La distribuidora Herrera, que surte alimentos del sector privado a los mercados, fue saqueada también. La distribución en la capital quedó en manos del gobierno.

Más protestas. En Carúpano el alcalde Julio Bermúdez emitió un decreto en el que prohibió la circulación de motos en el municipio de forma preventiva “por los acontecimientos acaecidos en Cumaná que pueden de alguna forma repercutir en Carúpano”. También suspendió las clases.

Desmintió que hubiesen ocurrido saqueos e hizo un llamado a la calma. Vía redes sociales se reportaron varios intentos de saqueo en farmacias, mercados populares y locales comerciales. La GNB tomó la población.

A las 9:00 am en Puerto La Cruz la GNB controló un intento de saqueo en el mercado municipal. Muchos dueños de comercios prefirieron no abrir sus negocios o cerrar los que ya estaban abiertos ante la posibilidad de cualquier eventualidad.

Una protesta estudiantil en las cercanías del núcleo Oriente de la Universidad Santa María en apoyo a los reclamos de comida terminó violentamente. “Sin previo aviso el grupo antimotín disparó perdigones y gases lacrimógenos contra los estudiantes”, señaló Lubin Torres, director de redes del Frente Usemista. “Nuestra universidad parecía un refugio. Nos escondimos en los salones intentando calmar a las muchachas y ayudando a quienes se lastimaron mientras corrían”. A las 11:30 am retornó la calma.

PUBLICADO EN EL DIARIO EL NACIONAL EL 16 DE JUNIO DE 2016.

JOSÉ GREGORIO MEZA
JGMEZA@EL-NACIONAL.COM

El saqueo de camiones cargados con alimentos y medicinas en el puerto de Cumaná ya listos para embarcar con rumbo a Margarita, ocurrido el pasado 14 de junio en medio de los disturbios que afectaron a la ciudad, es una calamidad más que se suma a la larga lista de penalidades que ya sufren los habitantes de la isla, afirmó el presidente de la Cámara de Comercio de Nueva Esparta, Teodoro Bellorín.

“Ya de por sí la escasez es gravísima, pero esto nos complica aún más”, indicó al tiempo que señaló que ya desde hace varios meses la gente hace largas colas para comprar los productos de la cesta regulada. “El sacrificio es infructuoso. Los niveles de desabastecimiento son inquietantes. Hace rato que, por ejemplo, no vemos pañales. Y en cuanto a medicamentos ya es algo que no tiene nombre. Yo mismo hice el recorrido por farmacias y de cuatro medicamentos solo conseguí uno”.

Explicó que la isla de Margarita se abastece de verduras y legumbres primordialmente de los estados Sucre y Monagas. “Llegan también del occidente del país, pero por la cercanía nos abastecemos de alimentos que se producen en Cumaná, Carúpano y Casanay, en Sucre, y Caripe, en Monagas. Con lo acontecido se verán afectada la distribución. Lo que se avizora es que va a empeorar la situación”.

Señaló que la crisis podría superarse a través del régimen de Puerto Libre si se les permitiese a los empresarios importar mercancía con sus propias divisas. “Eso haría que las cosas funcionaran mejor de lo que tenemos hoy en día. Otra alternativa es que nos asignen dólares del Dicom (sistema cambiario de divisas complementarias) al precio que la subasta lo indique”. Especificó que esos planteamientos se los han hecho al gobierno sin obtener respuesta.

Las salidas desde Cumaná fueron suspendidas ayer y hoy, indicó la empresa Navibus vía Twitter. Al respecto, Teodoro Bellorín dijo que de Cumaná a Punta de Piedras viajan diariamente dos ferris con poca capacidad y muy lentos, lo que ha complicado aún más el abastecimiento. “Esos barcos tienen más de 80 años. Los usaron primero en Maracaibo. Son de la Segunda Guerra Mundial. Se mantienen gracias a la buena disposición de unos empresarios que apostaron por ese proyecto, pero el trayecto de tres horas hasta Margarita lo hacen en seis. Más que ferris son unos lanchones acomodados”.

PUBLICADO EN EL DIARIO EL NACIONAL EL 16 DE JUNIO DE 2016.

JOSÉ GREGORIO MEZA
JGMEZA@EL-NACIONAL.COM

La barcaza Nathaly yace fuera del agua. Sus mejores años pasaron a la historia. Oxidada, junto a ella se acumulan la basura, los restos de otras embarcaciones y equipos inservibles. El calor y la humedad completan un cuadro que se deterioró a pasos agigantados desde el 8 de mayo de 2009 en la madrugada, cuando el Ejército y la Guardia Nacional Bolivariana tomaron por orden del presidente Hugo Chávez las propiedades de 73 contratistas encargadas de administrar los muelles y diques de la Costa Oriental del Lago de Maracaibo y prestar servicios de transporte y mantenimiento a Petróleos de Venezuela.

Aunque Rafael Ramírez, para aquel entonces ministro de Energía y Petróleo, aseguró que pasarían a manos del gobierno 39 terminales y muelles, 5 diques astilleros, 300 lanchas, 30 remolcadores, 30 gabarras y 61 lanchas de buzos, la realidad fue otra. El informe de gestión de Pdvsa de ese año especificó que se nacionalizó la actividad de 914 equipos y 34 muelles. El Estado ahorró 672,4 millones de dólares al año, que era el monto de los servicios contratados. En 2009 se concretó además la contratación de 8.316 trabajadores a través de la nueva filial Pdvsa Operaciones Acuáticas.

“No hay lanchas ni barcos, tampoco remolcadores funcionando. De la actividad en el lago por la madrugada solo queda el recuerdo”, afirmó el secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros del Zulia, Germán Cortéz. “Las grúas están paralizadas, las gabarras y montacargas los convirtieron en chatarra para fundirlos y hacer cabillas para la Misión Vivienda. Los embarcaderos no existen. También acabaron con el movimiento sindical”, enumeró el dirigente. Informó que los trabajadores son los que reparan los pocos barcos que aún quedan porque si no los dejan sin trabajar. “Se movilizan en lanchas sin luces, sin bombas de achique, con un solo motor”.

El dirigente sindical Audio Soto señaló que de las 300 lanchas y los 120 barcos expropiados ninguno está operativo. “Ni remolcadores ni gabarras. Decenas de ambulancias y camionetas quedaron arrumadas y se volvieron chatarra”. El deterioro también alcanzó los servicios de educación y salud. “Quitaron la comida de las escuelas de Pdvsa. Tampoco hay planes vacacionales. A las clínicas hay que llevar los insumos porque no tienen ni agujas ni gasas. La clínica San Antonio, en Ciudad Ojeda, cerró varias áreas porque no cuentan con material médico”.

Soto, secretario general de la Unión Sindical de Trabajadores de la Industria de Hidrocarburos Petroquímicos y Similares, denunció en 2008 a José Luis Parada, gerente de Pdvsa Occidente, por incurrir en presuntas irregularidades en la contratación de servicios de transporte y personal. La estatal lo cesanteó en 2009 y aunque el Ministerio del Trabajo ordenó su reenganche todavía se mantiene fuera de la empresa. Siete años después de la denuncia, el Ministerio Público acusó a Parada de la presunta comisión de los delitos de peculado doloso propio continuado y asociación para delinquir. Fue detenido el 2 de febrero de 2015. Está recluido en el Sebin, en la sede del Helicoide.

El también líder sindical Bernardino Chirinos indicó que el remedio fue peor que la enfermedad. “No ha mejorado nada, allí lo que quedan son ruinas”. Explicó que muchos trabajadores que debían ingresar a Pdvsa no entraron, y metieron a otros que no debían. Añadió que acabaron con el comercio informal que brindaban servicios a las contratistas, por lo que miles de beneficiarios indirectos tuvieron que ingeniárselas para ganarse la vida. “No quedan ni restaurantes, ni mensajeros, ni motorizados, ni los trabajadores ocasionales. Todo eso se acabó”.

Muchos de los trabajadores que se alegraron por las expropiaciones hoy reconocen su equivocación y hablan de que son explotados en lo económico y atropellados en sus condiciones laborales, apuntó Juan de Dios La Corte, ex propietario de Gutesca, una de las empresas confiscadas. “Hubo mucha corrupción. Pasados cuatro meses 75% de las lanchas, remolcadores y gabarras ya no funcionaban. Luego, esos equipos transformados en chatarra terminaron como cabillas para la Misión Vivienda. Otros equipos que dijeron que fueron fundidos, en realidad los vendieron fuera, en el Caribe. Ese gran cementerio en que se convirtieron los muelles disminuyeron a fuerza de fundiciones y robos”.

Quieren lograr un acuerdo. El Grupo Venefco administraba Venezuela Netherlands Field Contratos C.A., es otra de las empresas expropiadas. Su director de Administración y Finanzas, Javier Linares, busca cerrar el proceso de negociación con el gobierno y que los indemnicen. Espera que se derogue la Ley Orgánica que reserva al Estado bienes y servicios conexos a las actividades primarias de hidrocarburos. “Lo mejor para todos es un acuerdo. A Pdvsa le interesa terminar este capítulo porque mientras más tiempo pasa se le hace un daño patrimonial a la nación”.

Elías Matta, diputado a la Asamblea Nacional por Un Nuevo Tiempo y presidente de la Comisión de Energía y Petróleo, confirmó que nombraron una subcomisión para evaluar la situación de las contratistas. Presentaron además la reforma de la ley. Ratificó que se acercaron al presidente de la petrolera, Eulogio del Pino, y que en el debate participa el hermano del presidente Hugo Chávez, Asdrúbal Chávez, que fue ministro de Petróleo y Minería.

El gobierno firmó entre abril de 2014 y mayo de 2015 convenios con 29 contratistas. En marzo de 2016 el Ciadi conminó a Venezuela a pagar 27 millones de dólares a Tidewater por expropiación de 15 buques y oficinas administrativas en la Costa Oriental del Lago de Maracaibo.

PUBLICADO EN EL DIARIO EL NACIONAL EL 13 DE JUNIO DE 2016.

JOSÉ GREGORIO MEZA
JGMEZA@EL-NACIONAL.COM

Ayer Henrique Capriles señaló que la oposición sortearía todos los obstáculos que le pongan el Consejo Nacional Electoral y el gobierno a la activación del referéndum revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro. “Lo más importante lo tenemos, que es la gente. Vamos a ir a cada centro de validación y les vamos a demostrar a ellos y al mundo que estamos claritos en lo que queremos. El 6-D votamos por un cambio y ahora el cambio se lo vamos a firmar. Aunque la pongan difícil vamos por el revocatorio y vamos a lograr un cambio de gobierno en 2016”.

Indicó que la solución a la crisis es que el pueblo venezolano se pronuncie. “La situación en Venezuela es de emergencia. Insistimos en que tendrá una salida en la consulta del pueblo. Sepan las señoras del CNE que vamos a sortear los obstáculos que nos pongan. Ustedes están jugando con la paz del país y, sépanlo, nosotros no somos diques de contención, no somos responsables de lo que pueda pasar”.

El dirigente de Primero Justicia recriminó el proceso por el cual fueron rechazadas 605.727 firmas. “A mí me excluyeron. Mi firma fue un hecho público y notorio, y la rechazaron”. Dijo que las rectoras violaron una y otra vez el reglamento. “Ahora añadieron un proceso nuevo para excluir la firma, que no es más que para postergar y para el show del PSUV. Eso no existía, se lo inventaron”.

Afirmó que desde ya la oposición estaba activada para la validación. “Así sea en el carro de Lola nos movilizamos. Ustedes van a ver a un pueblo movilizado para validar sus firmas”.

Capriles descartó cualquier negociación que deje de lado el referéndum revocatorio. “Eso no existe. Este es un derecho del pueblo venezolano. Insistimos en que en esta situación lo más sensato es consultarle al pueblo venezolano”. Considera que si hay intenciones de dialogar, estas deben ser para allanar el proceso de cambio.

Rechazó las agresiones que sufrió el jefe de la bancada opositora de la Asamblea Nacional, Julio Borges, el jueves pasado por parte de supuestos colectivos, e instó al Ministerio Público a investigar el hecho. Afirmó que la gente está pasando hambre y por eso protesta. “Puede haber una explosión social, pero nosotros no queremos eso. Estamos para acompañar y proponer soluciones”.

PUBLICADO EN EL DIARIO EL NACIONAL EL 11 DE JUNIO DE 2016.

JOSÉ GREGORIO MEZA
JGMEZA@EL-NACIONAL.COM

El internacionalista Oscar Hernández indicó que la reunión de ayer del Consejo Permanente de la OEA pudo haber sido una especie de globo de ensayo para tener un escenario más claro en una eventual discusión sobre la activación de la Carta Democrática. “Podemos pensar que se está haciendo una evaluación para ver con qué fortalezas cuenta el gobierno de Venezuela, luego de que Argentina y Brasil pasaron a posiciones más críticas. Tampoco está muy claro que tenga todo el Caribe a su favor”.

Añadió que al gobierno no le interesa contarse. “Venezuela ha perdido influencia en la OEA. Juegan a la dilación, a retardar las cosas, a no llegar a resultados”. Consideró que el gobierno maneja muy mal la crisis diplomática. “Podían haber aprovechado el interés de la comunidad internacional para explicar y consensuar posiciones, no solo para generar diatribas y enfrentar”.

Aunque no está seguro de si llegará a aplicarse la Carta Democrática, cree que el hecho de haberla invocado ya es sumamente delicado. “De cualquier modo se está reconociendo que en Venezuela hay un conflicto muy grave y que merece la pena ser analizado. Hay que verlo desde la perspectiva de por qué llegamos a esto”.

La también internacionalista Giovanna De Michele coincidió en que la reunión del Consejo Permanente fue un termómetro que permitió medir la correlación de fuerzas, lo que la lleva a deducir que cuando se discuta el informe elaborado por el secretario general será apoyado por la mayoría de los países miembros. “Lógicamente se tienen que agotar todas las instancias diplomáticas, por lo que aún deben pasar semanas para ver un resultado concreto, pero todo parece indicar que el viaje del presidente Maduro a Jamaica y Trinidad y Tobago no dio los resultados esperados”.

Señaló que la aplicación de la Carta Democrática a Venezuela afectaría sensiblemente porque el país quedaría automáticamente suspendido de todo el sistema interamericano, por lo que no accedería a créditos de los organismos multilaterales que dependen de la OEA como el Banco Interamericano de Desarrollo. “El problema no es la sanción, sino un gobierno que ha sido incapaz de generar confianza y solucionar problemas tan graves como la escasez de medicinas y de alimentos”.

Explicó que se trataba de una sanción política y, si se quiere, moral que afecta la confianza. Aclaró que no permite ni autoriza ninguna intervención militar. “Eso es parte del discurso y del juego del gobierno, pero en ninguna parte se señala que se vaya a intervenir el país militarmente o se vaya a permitir eso”.

PUBLICADO EN EL DIARIO EL NACIONAL EL 2 DE JUNIO DE 2016.

JOSÉ GREGORIO MEZA
JGMEZA@EL-NACIONAL.COM

Carapita se convirtió en un hervidero el martes 24 de mayo. Los vecinos esperaron por la venta de productos de primera necesidad, pero al no recibir respuesta manifestaron su descontento. Reclamaron al consejo comunal haber estado por casi 12 horas esperando en cola. Su queja fue un grito ahogado por las bombas lacrimógenas y los perdigones que la Guardia Nacional Bolivariana utilizó para dispersarlos.

“Estábamos haciendo cola desde la medianoche porque dijeron que iban a vender productos regulados y a la 1:00 pm nos indicaron que no iban a vender. Cómo es posible que la gente esté amaneciendo de un día para otro. Ya está bueno de lo que estamos pasando. Nuestros hijos están pasando hambre, el pueblo tiene hambre”, afirmó Ingrid Rodríguez, vecina del sector. En medio de la confusión, amigos de lo ajeno aprovecharon para hacer de las suyas: saquearon una carnicería de la zona y otros 2 comercios sufrieron daños en sus fachadas.

El miércoles 25 un grupo de 150 personas rompió vidrieras y destrozó estanterías de un supermercado en Valencia. Cargaron con los monitores de las cajas registradoras, planchas, licuadoras, plantas eléctricas y compresores. Algunos empleados fueron agredidos, indicó el diario El Carabobeño. Ese mismo día en la ciudad de Coro, según La Mañana, compradores desesperados rompieron la lona de un camión que esperaba para ingresar a un hipermercado y se llevaron 400 bultos de harina.

Estas situaciones son solo una muestra de lo ocurrido en toda Venezuela en los primeros 5 meses de 2016. Las protestas son fundamentalmente por servicios básicos y alimentos, indica Marco Antonio Ponce, coordinador general del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social. “Son protestas populares y masivas, manifestaciones espontáneas no ligadas a partidos y llevadas a cabo por vecinos”.

De acuerdo con el seguimiento que ha hecho el OVCS, quienes protestan son vecinos que pierden la paciencia, son más frontales con las fuerzas de seguridad y pueden llegar a actuaciones violentas porque no están organizados. Por esa razón se ha incrementado la agresividad. “La tendencia histórica de la protesta violenta en Venezuela ha sido de 2%, pero ya en el segundo trimestre de 2015 se triplicó. De enero a abril se incrementó a 7%”, expresa Ponce, quien señala que el venezolano ha cambiado su comportamiento, ahora menos apegado a la legalidad.

“Quienes encabezan las protestas no son estudiantes, respetuosos de la ley y creativos; ni trabajadores, más sistemáticos y organizados; adultos mayores, transportistas o partidos políticos; ahora son los vecinos quienes toman el mando con todo lo que supone y las consecuencias que eso puede acarrear”, expone Ponce. Por eso ha habido un repunte en los saqueos y en los intentos de saqueo, que sumaron 166 entre enero y abril, y 73 solo en lo que va de mayo.

El OVCS reportó 2.138 protestas en los primeros 4 meses del año, 508 por alimentos. Desde octubre de 2015 a abril de 2016 las protestas por alimentos aumentaron 92,94%, de 78 a 145. Hasta hace 5 años el grueso de reclamos era por derechos laborales. Ponce afirma que se dan 18 protestas diarias en Venezuela, 9 de ellas por alimentos y servicios básicos, sin vinculación, sin hilo conductor, con la única razón de buscar satisfacer las necesidades, pero en nada concatenadas una a la otra. Anzoátegui, Miranda, Zulia, Bolívar y Distrito Capital son los estados de mayor conflictividad, aunque la protesta se disemina en todas las regiones.

Para el coordinador general del OVCS, es el mismo gobierno el que empeora la situación. “Vemos con preocupación que el presidente Nicolás Maduro toma decisiones que más bien agudizan el conflicto. Si bien en el discurso sostiene que quiere calmar la tensión, en la práctica no es así”.

Cree que en los próximos meses vayan de la mano las protestas social y política, debido a las gestiones para activar el referéndum revocatorio.

Alerta sobre una cada vez más marcada militarización de la fuerza pública y sobre el uso de la represión para controlar las protestas. “Ahora los cuerpos de seguridad están mucho mejor armados y entrenados para reprimir”.

Transformación de identidad. “Vivimos uno de los momentos de mayor perplejidad y malestar de nuestra historia republicana no solo por las carencias y penurias, por la escasez, la inflación y la inseguridad, sino por la desilusión y la obligada transformación con respecto a la imagen que teníamos de nosotros”, afirma el psicólogo Axel Capriles. “La revolución ha transformado la identidad del pueblo de abundancia a escasez, de alegría a tristeza, de alzado a sometido”.

Considera que se está en un proceso inédito en la historia venezolana. Explica que la mayoría de la población quiere un cambio.

“No se acostumbra a una vida que entiende como propia, digna, pero se ha acostumbrado en el sentido de que se han adormecido sus sistemas de reacción, aceptamos conductas de un gobierno que en otros lugares serían inaceptables y hubieran obligado a su dimisión”. Señala que la frustración se torna en agresión, y la agresión en violencia.

Para la psicóloga clínica y social Yorelis Acosta, en el venezolano predominan las emociones negativas: rabia, malestar y desesperación por la escasez, la falta de alimentos y la inseguridad. Observa con preocupación que hay más crispación en las colas y que las manifestaciones violentas empiezan a no ser tan espontáneas. “Hay grupos que se organizan para saquear y salirles al paso a situaciones a las que el gobierno no responde”.

Señala que la ineficiencia gubernamental ya es identificada por el ciudadano, que exige rectificación. “Esta es una sociedad que venció a la polarización. La crisis ha unido a la gente y lo que hay ahora es una pulsación con el gobierno a ver quién puede más”.

PUBLICADO EN EL DIARIO EL NACIONAL EL 29 DE MAYO DE 2016.

JOSÉ GREGORIO MEZA
JGMEZA@EL-NACIONAL.COM

Cuando en 1969 Ricardo Aguirre, uno de los más reconocidos símbolos de la zulianidad, escribió la gaita Maracaibo marginada, jamás pensó que casi 50 años después su adorada ciudad se convertiría en el epicentro de todos los problemas que aquejan a Venezuela: racionamientos de electricidad y agua; fallas en la distribución de gasolina, lo que origina larguísimas colas en las estaciones de servicio; desabastecimiento de alimentos y productos de primera necesidad, con alta presencia de bachaqueros en supermercados y farmacias, y precios exorbitantes muy por encima de las regulaciones, todo bajo la mirada indiferente del gobierno nacional, que distribuye el presupuesto discrecionalmente y reparte las cuotas de sacrificio a las regiones de forma desigual.

“Maracaibo, tierra mía idolatrada y olvidada por ser leal, Maracaibo marginada y sin un real, ¿qué más te puede pasar que ya no te haya pasado?”, cantaba el gaitero, como si adivinara, cual pitoniso, el colapso inminente de la capital zuliana, ya golpeada por lo extremo de sus temperaturas, que pueden llegar a 50° C de sensación térmica en junio, julio, agosto y septiembre.

La ciudad, que tiene 1.459.448 habitantes, representa 39,4% del total del estado Zulia, según el Censo 2011. 2 de cada 5 habitantes de la entidad habitan en la capital. Su superficie es de 419 km cuadrados.

El Sambil Maracaibo, inaugurado el 28 de octubre de 2004, otrora símbolo del empuje comercial y del entretenimiento, abarrotado de gente a toda hora, hoy está a oscuras y sin aire acondicionado. Sus pasillos se encuentran a medio iluminar y casi vacíos. Las tiendas funcionan de 10:00 am a 6:00 pm, aunque ya a las 5:30 pm desalojan apresuradamente para apagar a la hora prevista. Lo que allí sucede es en menor medida lo que acontece en toda la ciudad al caer la noche: Maracaibo se convierte en una oscurana, ya que el alumbrado público brilla por su ausencia, en algunos casos debido a las medidas de racionamiento eléctrico y en otros porque los bombillos se quemaron y no han sido sustituidos.

El trayecto entre el sector La Limpia y la Universidad Rafael Belloso Chacín, gran parte de las avenidas Libertador, El Milagro, Bella Vista, Universidad, Padilla, la autopista, y las prolongaciones de la avenidas Goajira y Fuerzas Armadas, son una boca de lobo. Ya la noche del 26 de abril los amigos de lo ajeno aprovecharon esta situación y en medio de la confusión por los reclamos por los cortes de luz saquearon 73 comercios, lo cual profundizó aún más la crisis que sufre la capital del mayor estado petrolero del país.

Si al rosario de problemas se le suma la inseguridad, entonces el coctel es potencialmente incendiario: según cifras extraoficiales, en lo que va de año asesinaron a 211 personas en la capital zuliana. En 2015 ocurrieron 477 homicidios, lo que ubicó a Maracaibo en el 49° lugar de la lista de las 50 ciudades más violentas del mundo, elaborado por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia de México.

El Bicentenario

Los alrededores de los Abastos Bicentenario de Costa Verde a las 10:00 am parecen un hormiguero. La cola que empieza en la puerta trasera del centro comercial recorre la avenida 3G y se pierde de vista en la esquina con la calle 65, unos 200 metros más allá. Centenares de personas llegan a diario en busca de productos de primera necesidad. Las colas son una amalgama de razas, en las que se entremezclan quienes tienen necesidad real de comprar y quienes han hecho del contrabando y el bachaqueo su forma de vivir.

Los que están en cola se organizan ellos mismos, señala un funcionario de franela roja con la identificación colgada al cuello, al que se le acerca un grupo de señoras curiosas, ávidas de información que les baje la incertidumbre. “Uno lo que hace es agarrarles la cédula y hacerlos pasar”. Discapacitados, embarazadas y personas de la tercera edad sufren la misma calamidad que todos los demás. Los van pasando de 30 en 30, muy poco a poco, casi en cámara lenta.

“Lo que está llegando es puro jabón en polvo”, avisa el trabajador, al tiempo que indica que en el Bicentenario que está en la avenida 5 de Julio el abastecimiento es mucho mejor: “Allá sí hay aceite, desodorante y pañales”.

Mariana Guzmán, de 33 años de edad, vecina de Altos de Jalisco, barriada en el norte de la ciudad, le dice: “Yo prefiero comprar aquí, aunque no haya muchas cosas. En 5 de Julio a uno lo tratan mal”. Y agrega: “Una rotación de cédulas sería buena, porque si uno compra un día y no sacan productos está fregado”.

“Eso no lo puede hacer uno, señora, eso tiene que ser orden de Caracas”, responde el empleado.

La gasolina

“La situación cada día está peor; esto no se aguanta, patrón. Hay que salir de esta gente”, señala Benito Bastidas, de 44 años de edad, que es bombero en la estación de servicio BP de la avenida Bella Vista. Las colas para abastecerse gasolina aumentaron significativamente con la llegada de mayo. Hasta más de una hora puede tardarse el ciudadano común para llenar el tanque de su carro.

Aunque no hay una explicación razonable sobre la situación, Bastidas ensaya una respuesta: “Hay demasiadas bombas a las que no les llega gasolina. También se les va la luz y no tienen planta eléctrica, por lo que a veces hay que esperar hasta cuatro y cinco horas para que les restablezcan el servicio”.

Los carros llegan sin descanso, uno tras otro. Como hay cuatro islas las colas avanzan rápido, pero son continuas. En El Milagro, donde vive, la estación de servicio de Cotorrera es una de las más afectadas por el desabastecimiento de combustible. “A veces pasan hasta cuatro o cinco días sin que le llegue gasolina, no sé por qué”.

El racionamiento

En un supermercado de la avenida Doctor Portillo hicieron una muralla de carritos para cerrar el paso. El antiguo estacionamiento, otrora full de vehículos, está ahora cerrado. Una sola puerta permite el paso a las decenas de personas que se agolpan desde las 5:00 am con la esperanza de comprar alguno de los productos de primera necesidad. En Maracaibo están prohibidas las colas nocturnas por orden del gobernador, Francisco Arias Cárdenas, luego de que el 12 de enero de 2015 saquearon una farmacia a las 3:00 am.

“Aquí son demasiado groseros”, afirma María Rangel, de 51 años de edad, que es discapacitada. Le operaron la columna hace pocos meses. “Yo les enseño el informe de mi operación y me dicen que me vaya a hacer la cola”. Vive en Valle Frío con sus tres hijos y no le queda otra que salir a comprar porque a su esposo, que realizaba esas labores y mantenía el hogar, le dio un infarto. “Lo tuve que mandar a Mérida con su mamá y sus hermanas porque yo no lo podía atender. Allá también está pasando un calvario para conseguir las medicinas”.

La cola no avanza porque no hay luz. En el establecimiento no cuentan con planta eléctrica y tienen que esperar que se cumpla el plan de racionamiento, que estipula cortes de cuatro horas diarias. Nilson Pérez, de 40 años de edad, aprovecha en las inmediaciones. Es vendedor de empanadas, pastelitos y refrescos. Vive en Ciudad Lossada, parcelamiento popular que está más al norte. Llega a las 6:00 am y hace más llevadera la mañana para quienes intentan afrontar la situación en medio del calor y la desesperanza.

“La luz nos la cortan regularmente, pero ¿en qué parte no se va? Tenemos que aguantarnos”, refiere al preguntársele sobre lo que viven los habitantes de su barrio, en el que un consejo comunal se encarga de cobrar los servicios, muy por debajo de lo que se paga en otros sectores residenciales. “El agua llega dos o tres días y se nos va por otros seis”, indica acerca del otro racionamiento que sufren los marabinos debido a que los embalses de Tulé y Manuelote siguen en niveles críticos, a pesar de las lluvias. Esta contingencia se repite año tras año. “Somos siete personas en la casa. Yo tengo tres pipas de 500 litros y 8 pipas pequeñas, además de tobitos y baldes”.

En la casa de Tito Hernández, de 77 años de edad, vecino del colegio de Los Maristas, en la avenida Santa Rita, el racionamiento de agua es similar, aunque dispone de 2 tanques de 6.000 litros para paliar la contingencia. Dice que la electricidad se le va los lunes, miércoles y viernes cada semana por 3 horas. La situación de escasez de alimentos lo obliga a colaborar con la familia a una edad en la que debería descansar. “Me vine con la nieta y su marido, y el nieto a comprar. Ellos ya entraron al supermercado. Anoche estuvimos a punto de entrar, pero no llegamos. Estamos aquí desde las 5:00 am y nos pusimos a hacer la cola”.

Las Pulgas

El mercado Las Pulgas fue construido en 1972 en el sector Las Playitas por mandato del presidente Rafael Caldera. Formó parte del proyecto de modernización urbana que demolió el tradicional barrio El Saladillo, en el centro de la ciudad, y construyó el Paseo Ciencias. Sustituyó el Mercado Principal de Maracaibo y permitió reubicar a los buhoneros que hacían vida en la plaza Baralt.

Hoy en día su estructura, poco ortodoxa como resultado de continuas remodelaciones, aloja a miles de comerciantes, pequeños y medianos, que interactúan en los estrechos pasillos, un laberinto para los visitantes nuevos. “Lo que no se consigue en Las Pulgas es porque no existe”, repite la conseja popular, lo que para el marabino es motivo de orgullo. Frutas, verduras, electrodomésticos, artículos de ferretería, cosméticos, productos de primera necesidad, ropa y licores, uno tras otro hacen su aparición en los intrincados vericuetos del mercadito popular, donde se atiende a diario a 150.000 personas.

Insecticidas a 1.500 bolívares, desodorantes en 1.200, champús entre 2.000 y 3.000, paquetes de 12 pañales a 4.000 bolívares, fórmulas lácteas para bebés entre 9.000 y 12.000 y jabón en polvo a 1.000 bolívares forman parte de la oferta descarada que se muestra en el mercado, tan solo a 200 metros del módulo policial, bajo la mirada complaciente y permisiva de los guardianes de la ley. Hasta los controles de Directv, tan escasos en estos tiempos, allí abundan, cada uno a 4.000 bolívares, incluso con garantía.

A unos pocos kilómetros de allí, los comerciantes del mercado de Santa Rosalía, en el centro de Maracaibo, otrora dedicados a la venta de quesos, huevos, frutas y hortalizas, también especulan con productos de primera necesidad. La salsa de tomate se consigue a 1.500 bolívares, el rollo de papel higiénico lo venden en 500 y el paquete de arroz, cuando se consigue, sobre los 1.100 bolívares. El cuarto de kilo de café ronda los 1.000 bolívares.

La barbería

Pepe Fígaro es italiano de nacimiento. Llegó a Venezuela hace más de 40 años e hizo de Maracaibo su hogar. Su barbería en Zapara II, en el norte de la ciudad, es lugar donde confluye una clientela variada, constituida principalmente por gente de la tercera edad, que desfilan uno tras otro por un corte de pelo que cuesta 600 bolívares. El local recuerda las peluquerías de la década de 1960, con sus grandes sillas antiguas, un teléfono de la época y grandes estanterías.

En la barbería no hay espacio para el silencio. Pepe Fígaro habla con cada cliente. El Giro de Italia, la carrera ciclística, tiene un espacio preponderante, pero nunca mayor del que se da a la situación de emergencia que vive Maracaibo. El teléfono suena una y otra vez. “No, a esa hora no puedo, quitan la luz. Véngase a las 4:00 pm, que la electricidad se va a las 12:00 m y llega a las 4:00 pm”, se le escucha decir. “Si es mañana, véngase a las 6:30 am, yo ya estoy a esa hora porque a las 8:00 am me quitan la luz”.

No se explica por qué Venezuela llegó a estos extremos en materia eléctrica. “Este país no tiene razón de estar como está. No entiendo por qué a Caracas no se le va la luz. Ellos no son mejores que nosotros. Si nos cortan la electricidad a nosotros, por lo menos le tendrían que quitar dos horas a los caraqueños”. Tampoco comprende por qué razón no hay clases los viernes. “Usted cree que los muchachitos en la casa no van a prender los aires acondicionados y la televisión. ¿Entonces? Hay muchas madres de familia que llevan a sus hijos al colegio y a la guardería, ¿cómo van a hacer para trabajar?”.

PUBLICADO EN EL DIARIO EL NACIONAL EL 22 DE MAYO DE 2016.